miércoles, 30 de mayo de 2012

EL GUARANI ES DIFÍCIL…

Ohai: David A. Galeano Olivera

     …Esa es una expresión común todavía en algunas personas, por suerte ya no son muchas. A ellas podríamos responderles con un “te parece nomás”, a lo que probablemente volverán a replicar: Esko nomás lóo difícil el Guarani.



     A fuerza de ser sinceros, el Guarani es dficil, sí, pero para los que no lo conocen, para los que no lo han estudiado, para los que no lo han aprendido bien, para los que lo siguen menospreciando, para los que -en su niñez- fueron torturados por sus maestros por no saber castellano y por consiguiente quedaron con un profundo odio hacia el Guarani. Entonces sí, el Guarani es difícil.

     Pero ¿Acaso no son también difíciles el castellano, las matemáticas, la anatomía, la filosofía, la lógica, la física y la química?. Yo también reniego, mil veces reniego, cuando a mis hijos intento explicarles las conjugaciones de los verbos ser, haber o caber. Yo también reniego, maldigo a todos los santos y ángeles, cuando a mis hijos intento explicarles, vanamente, una ecuación que yo mismo jamás la aprendí bien o mejor, para reducir mi sentido de culpabilidad, jamás me la eseñaron bien. Yo también reniego, escupiendo pestes y culebras, cuando intento reflexionar con mis hijos sobre el complejo Teorema de Pitágoras. Yo también reniego, che jaguáre jepe apyvoi upehaguére, cuando intento entender con mis hijos que diablos es el sistema nervioso central.

     Pero entonces ¿por qué el Guarani es lo más difícil que hay?, según algunos. Por que, muchos padres y madres no lo estudiaron en la escuela ni en el colegio, y si por acaso lo estudiaron -dos horitas semanales- tampoco tuvieron la oportunidad de disfrutarlo ni de aprenderlo como corresponde, a lo que hay que sumar que 25 años atrás -cuando estos padres y madres eran niños o jóvenes- eran mucho más pesados y fuertes los sentimientos contrarios al Guarani, así, entonces: quien hablaba Guarani era guarango, o quien hablaba Guarani era campesino, o quien hablaba Guarani era tavy y para más desgracia pobre. De ahí pues podríamos afirmar -adaptando el refrán- que es difícil pedirle arasa al mbokaja. Algunos padres y madres no pueden dar lo que no tienen, por más que les sobre buena voluntad y paciencia. Es sencillo, no saben Guarani. Y no debe confundirse el hecho de hablarlo todos los días con el otro significativo hecho de aprenderlo académica y exhaustivamente, como ocurre con el aprendizaje del castellano, del inglés o del alemán. Por consiguiente, ellos -con toda razón- reniegan todavía en contra del Guarani. Pese a ellos, debemos tranquilizar el espíritu y darle al Guarani más tiempo y un mayor voto de confianza.

     Es justo señalar que los niños y jóvenes de hoy también tienen terribles problemas en las demás áreas del conocimiento escolar. Sin embargo, sus padres y madres pueden ayudarlos, en alguna medida, pues algo de eso dieron, aunque no de la misma manera. Los padres y madres dieron castellano, matemáticas, anatomía, filosofía, lógica, física y química; en cambio, no dieron Guarani. He ahí el “cuis” (como suele decir un amigo) de la cuestión. El Guarani ingresó regularmente a la escuela recién en 1994, hace apenas 17 años. De esto se desprende, que los padres y madres de hoy no estudiaron ni aprendieron el Guarani que hoy está presente en las escuelas y colegios. Entonces, ¿cómo es que los padres y madres de hoy van a conocer o enseñar a su hijos, si ellos mismos no lo apendieron ni lo conocen fonológica, morfológica y sintaxticamente?. Por supuesto que -según ellos- el Guarani esko nomás lóo difícil.

     Sin embargo -en homenaje al gran esfuerzo que hoy se hace a favor de la reivindicación plena del Guarani- podemos afirmar categóricamente que ya muchas cosas han cambiado positivamente a favor del Guarani. Todos sabemos que -hoy- el Guarani ha ganado mucho espacio positivo en la conciencia ciudadana. También -comparado a 25 años atrás- el Guarani cuenta con muchísimos profesores, licenciados, magísteres y doctores ya formados, para su promoción y enseñanza; por otra parte, no pasa un mes sin que aparezca una o más publicaciones en Guarani; asimismo, existen más espacios en los medios de comunicación (promociones publicitarias sobre todo); igualmente, el Guarani se halla inmerso en la Reforma Educativa y también es enseñado en numerosas carreras universitarias; por otro lado, el avañe’ê goza de gran prestigio y promoción en instituciones universitarias del exterior y también en Internet donde -en este mismo momento- existen miles de sitios que lo promocionan en todo el mundo.

     Ahora bien, aquello que el Guarani esko nomás lóo difícil se puede asociar a un segmento reducido de la sociedad, así Asunción y sus alrededores, talvés Ciudad del Este y Encarnación. Pero que dicen, los que viven más allá de Calle Última?. En honor a la justicia, cabe mencionar que la mayoría de los padres y madres analfabetos y semianalfabetos del Paraguay también dicen pe katelláno niko hasyetereivoi che ra’ýpe (che rajýpe, che membýpe). Me gustaría que los pocos que dicen que el Guarani es difícil, se pongan también en la piel de la mayoría -que siendo Guarani hablantes- todavía recibe clases en castellano, lee gua’u libros en castellano y rinde gua’u exámenes en castellano. ¿Cómo enseñan castellano a sus hijos esos otros padres y madres, que lastimosamente no conocen castellano?. ¿A qué profusa y completa biblioteca familiar acuden esos niños para satisfacer su dudas relativas al castellano, cuando sus padres y madres no pueden ayudarlos porque no conocen castellano?.

     También en honor a la verdad valdría la pena reflexionar acerca del Castellano que hablamos en Paraguay, que según algunos padres y madres No esko tan difícil como el Guarani. Por ejemplo, quien -en Paraguay- no vió alguna vez o cada rato, algunos anuncios como:   - Se bende yelo   ///   Se arquila piesa   ///   Ay carvon   /// En la Ciclovía de San Lorenzo, con auspicio de la Municipalidad de San Lorenzo, en los basureros dice: Basurero utilizelo; en otros dice: Basurero utilíselo y; por fín, en algunos dice: Basurero utilicelo. Por lo menos queda el consuelo que son basureros muy democráticos, pues hay para la z, c y la s  ///   En el mismo lugar, unos metros más adelante dice: Ciclistas circule despacio. A la entrada del pueblo de un famoso escritor -preclaro exponente de la literatura castellana en Paraguay- hay hasta hoy un anuncio que dice: Almacén. Se bende vevidas eladas. Por lo menos la palabra almacén fue escrita correctamente. De hecho que aquel escritor no tiene ninguna culpa. Podría citar otros miles de casos parecidos para justificar que jamás el castellano fue bien aprendido y lo que es más, siempre fue mal enseñado. ¿Cuál es la asignatura más temida en los exámenes de ingreso a las universidades?. Castellano por supuesto. Miles de jóvenes que pisan los umbrales de estas instituciones se aterrorizan cuando deben, por ejemplo, interpretar textos mediante sinónimos y antónimos. El 90% de ellos comente errores -horrores- a discreción. Por otro lado, al analizar la oralidad, nos quedaríamos cortos de ejemplos, ya que es común decir entre nosotros los paraguayos: venína un póo (un poco), aunque en realidad queremos que venga “todo”, no “un poco”   ///   decíleke que me enojé lóo (luego) con ella, aunque “luego” no quiere decir “después”, sino simplemente sirve para enfatizar la expresión, viene del Guarani “voi” que traducimos por “luego”   ///   le llamó si que a su amiga, aunque “si que” no tenga ningún valor en castellano.

     Podríamos tardar días en describir todas las dificultades que tenemos con el castellano, ese bendito idioma que -según unos pocos- nunca lóo es difícil; para entender que no solo el Guarani es complicado o difícil. También son difíciles y complicados -en el aprendizaje escolar- el castellano, las matemáticas, la lógica, la química, la física, etc.

     Creo, finalmente, que es injusto apuntar y disparar todos los torpedos solamente hacia el Guarani, como el único responsable de la hecatombe estudiantil. En el fondo, con ello -los que así lo hacen- solamente ponen en evidencia aquella antigua y bien disfrazada actitud de desprecio y discriminación que aún en la actualidad persiste… por suerte, ya no son muchos.
  
     Estoy seguro que -pese a lo analizado- más de uno -en lo profundo de su ser- reaccionará ante este escrito con algo parecido a: no importa, diga lo que diga, esko nomás lóo difícil el Guarani, a lo que yo podría responder con un: Señor perdónalos, no tienen la culpa y no saben lo que dicen… por que lastimosamente no conocen el Guarani y aún no pueden liberarse de sus prejuicios.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada