miércoles, 7 de noviembre de 2012

Contra el festejo español-eclesial del 12 de Octubre en Argentina (con ...



Fue en el 2003, un pequeño grupo de personas se insertó en la celebración oficial de la colectividad española, con su embajador incluido, en la Iglesia del Pilar de la ciudad de Buenos Aires. Tres militantes indígenas (un joven guaraní, una menor mapuche y su madre) hicieron una devolución de biblias y se fueron no sin antes ser agredidos por monagillos y otros feligreses, mientras el coro cantaba la Canción de la Alegría, en uno de esos momentos difíciles de olvidar para todo aquel que haya sido parte de la singular protesta (la cual no tenemos conocimiento de que se haya repetido en otra ciudad de la Argentina en estos años).

El video (sin audio) fue registrado por Andrés Lopez de Indymedia Buenos Aires. Los archivos de audio fueron publicados en otro artículo por Pablo Indio, pero acá está ensamblado imagen y sonido.

Lo que dice en el inicio el joven guaraní, es esto:

"Después de 511 años vengo a devolver la Bibilia, que significó la muerte para mi pueblo. Significó miseria, hambre, y ustedes están festejando algo que para mi pueblo es un día de tristeza, es el último día de libertad de mi pueblo. Ustedes que profesan el amor y la bondad, están llevando a cabo esta fiesta que para mi pueblo es un día de tristeza. Todo nuestro hambre, todo nuestro sufrir, y ustedes festejan esto".

Antes, quien presidía la misa había dicho: "Le agradecemos a España por todo lo que nos legó, una lengua, la religión, la fé".

Un actor famoso participó disimuladamente de la acción, con su pequeño hijo, pero reservaremos la identidad.

Hace unas semanas la Iglesia Católica en una comunicación desde Roma expresó que todos los enemigos de la Iglesia apadrinan a los movimientos indigenistas. También que no hay "ningún argumento valedero" para considerar el 12 de octubre como una fecha triste o fatídica.

Aquella tarde en el contrafestejo en Plaza Congreso muchas personas se cruzaron a un cyber para ver el video publicado hacía minutos en la página de Indymedia. Ya pasaron 7 años, pero la Iglesia sigue actuando como cómplice de tantas injusticias, por dar un ejemplo en Punta Querandí, en el límite de Tigre y Escobar, donde la Diócesis de Zárate Campana da su explícito apoyo a los megaemprendimientos de barrios privados que violan todos los derechos de los pobladores preexistentes, vecinos, indígenas, pescadores, y hasta ciclistas ya que se adueñan de tierras públicas con restos arqueólogicos, costas públicas, patrimonio ferroviario, y más. El barrio San Benito, en homenaje al Papa Benedicto XVI, tiene su propia capilla reconocida por la Diócesis, con curas estadounidenses. Los directivos de la empresa responsable de tantos atropellos son del Opus Dei.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada