sábado, 1 de enero de 2011

¿DE QUÉ SIRVE CELEBRAR EL BICENTENARIO DEL PARAGUAY, SI EL MEC EXCLUYÓ AL GUARANI DE LA EDUCACIÓN MEDIA?

Ohai: David Galeano Olivera

Leer original (hacer clic) en: http://cid-abd38f7ef1c8daa6.spaces.live.com/blog/cns!ABD38F7EF1C8DAA6!1299.entry

Todavía no somos libres. Mientras sigamos negando al Guarani no lograremos nuestra verdadera Independencia; es como intentar borrar de nuestro ser a nuestra madre o a nuestro padre. Nadie puede crecer prescindiendo de sus raíces. Eso es imposible.
Mientras el Ministerio de Educación y Cultura no fortalezca al Guarani en la educación; y el Presidente de la República no promulgue la Ley 4251 de Lenguas, para mi la “celebración” del Bicentenario del Paraguay será pura bola. Mientras no se concreten ambas reivindicaciones, ninguna celebración tendrá sentido; en síntesis, no hay nada que celebrar. Aún no nos liberamos, por ende, todavía nos mantienen sometidos. A lo largo de 200 años, más de la mitad de la población del Paraguay fue sistemáticamente excluida de la educación, condenada a la ignorancia (analfabetismo), la pobreza y la miseria. ¿Causa de dicha condena?. Ser Guarani-hablante. “Ellos” -los Guarani-hablantes, siempre identificados como “campesinos”- todavía no son libres porque el gobierno (el poder y el poder detrás del poder) es ejercido por una élite egoísta, perversa, privilegida e inhumana que privilegia al castellano. “Ellos”: los pobres, campesinos y Guarani-hablantes son “usados-engañados” en cada elección para votar por éste o aquel sin siquiera conocer la doctrina de tal o cual partido político. “Ellos”, debido a su ignorancia, mueren cada día por no saber manipular los agrotóxicos que las grandes transnacionales ponen en sus manos a “costos preferenciales”, y, sin saber siquiera que son productos letales. “Ellos” no pueden acceder a una vida digna porque son “lápi mbyky”. Definitivamente, “ellos” no fueron ni son la prioridad del Gobierno (de éste ni de los anteriores), porque si lo fueran deberían de ser respetados en su primeros, irrenunciables e innegociables derechos humanos (el derecho a comunicarse y el derecho a la información), expresados en Lengua Guarani. Si hubieran sido la prioridad de este Gobierno, hoy el MEC hubiera fortalecido al Guarani en todos los niveles de la educación y el Poder Ejecutivo en un acto de coherencia ya hubiera promulgado la Ley de Lenguas. Insisto, como en ocasiones anteriores, el Paraguay no saldrá de la ignorancia, la pobreza y la miseria SIN el Guarani. De nada sirven las políticas de gobierno en castellano, de nada sirven si no se expresan en Guarani. El 87% del Paraguay habla y entiende Guarani. El problema del Paraguayo nunca fue el Guarani, el problema del paraguayo siempre fue el castellano. Hace 200 años se educa “gua’u” a nuestros compatriotas con clases, libros y exámenes en castellano desconociendo y avasallando su condición Guarani-hablante. Es como enseñar en coreano a un pueblo que solamente habla inglés.

No, el Paraguay aún no es ni soberano ni independiente. Aún vivimos sometidos. Con la exclusión del Guarani y sin Ley de Lenguas NO hay nada que celebrar. Este será un Bicentenario de la Independencia de “gua’u”, pura bola.
Me hubiera gustado empezar este año 2011, diciendo que estamos felices porque el Ministerio de Educación y Cultura resolvió mantener a la Lengua Guarani en el tercer curso de la educación media y que, incluso, en coherencia con la celebración del Bicentenario del Paraguay resolvió igualar las horas de enseñanza de ambos idiomas (Guarani y Castellano) en todo el sistema educativo nacional. También me hubiera gustado empezar este año 2011, diciendo que estamos felices porque el Presidente de la República ya firmó la Ley Nº 4251 de Lenguas. Pero no, ninguna de las dos cosas ocurrieron. Entonces, ¿de que celebración me hablan?, ¿a la independencia nacional de qué país se refieren?.
Al final, este bicentenario es solamente una cuestión de marketing, algo que se manifiesta de boca para afuera, una nueva expresión de la hipocresía política y que -de hecho- solamente beneficiará a unos cuantos avivados. Queda claro que de nada servirán los ampulosos discursos, las expresiones de buenos deseos y los espectáculos multicolores, que se harán de ahora en más. Todas estas cuestiones no pasarán de ser los mismos “espejitos”, con los que tantas veces ya nos engañaron.
El Bicentenario del Paraguay debería ser festejado con el reconocimiento y aceptación también de nuestra otra mitad cultural: nuestro Avañe’ê, manifestación umbilical de la Cultura Guarani, que constituye nuestro karaku; es decir, es nuestra raíz más profunda, más esencial, más auténtica; pero que, paradójicamente, hace 500 años sobrevive sometida, reducida, despreciada, discriminada, degradada, condenada y excluida. Esa parte de la que todos decimos enorgullecernos pero que ningún gobierno -incluido ésta que tanto alardea de su vocación democrática- hizo nada a favor de su reivindicación y jerarquización.
Que lindo hubiera sido que el Ministerio de Educación y Cultura hubiera anunciado por todos los medios que cumpliría con su parte de lo acordado con las instituciones dedicadas a la promoción del Guarani, fortaleciendo al Guarani en todos los grados y cursos de la educación paraguaya, otorgando -en el año del Bicentenario del Paraguay- la carga horaria igualitaria para ambos idiomas. Eso sí hubiera sido un lindo motivo para sentirnos orgullosos de ser paraguayos, de nuestra identidad cultural, de nuestro bicentenario; sin embargo, el Ministerio de Educación y Cultura resolvió “celebrar” el Bicentenario del Paraguay, exluyendo al Guarani del tercer curso y reduciéndolo en la Educación Media. ¿Puede algo así se considerado como un acto valiente y patriótico, coherente con la celebración del bicentenario de la independencia?. Creo que la decisión del MEC no pasa de ser un vulgar tovajepete al Bicentenario del Paraguay y a la estoica Lengua Guarani.
Hace poco más de un año, en diciembre de 2009, el Ministro Riart nos prometió fortalecer al Guarani en la Educación Paraguaya (ver en: https://groups.google.com/group/guarani-nee/web/reunin-con-el-ministro-de-educacin-no-a-la-exclusin-y-reduccin-del-guarani?hl=es); nos pidió que organizaramos unas mesas de diálogo y finalmente un foro sobre la educación bilingüe (Guarani-Castellano) que involucrara a todos los sectores de la vida nacional y así lo hicimos. Dichos emprendimientos solamente sirvieron para demostrar lo que nosotros y la ciudadanía toda viene reclamando desde hace más de diez años, concretamente, QUE EL MEC VIENE ENCARANDO DE MANERA EQUIVOCADA LA ENSEÑANZA DEL GUARANI.
Luego, en la reunión que tuvimos con el Ministro Riart en agosto de 2010, las instituciones responsables (encabezadas por el mismísimo Ministerio de Educación y Cultura; conjuntamente con la Comisión Nacional de Bilinguismo, la Secretaría Nacional de Cultura, el ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI y la Fundación Yvy Marae’ŷ), le presentamos las conclusiones de dichos eventos, que básicamente se sintetizan en:

1. El MEC deberá fortalecer a la Lengua Guarani en la Educación. MEC omombareteveva’erâ Guarani ñe’ê tekombo’épe.
2. El MEC otorgará igual carga horaria al Guarani y al castellano en todos los cursos (grados) y asignaturas. MEC ome’êva’erâ aravo joja Guarani ha España ñe’ême opavave mbo’esyry ha mbo’erâme.
3. El MEC excluirá la enseñanza del jehe’a (jopara) indiscriminado e innecesario que actualmente enseña como Guarani; y en su lugar enseñará correctamente la lengua Guarani. MEC omboykeva’erâ jehe’a rei ha tekotevê’ỹva (jopara) ombo’éva Guaranírô ha hendaguépe ombo’eva’erâ hekopete Guarani ñe’ê.
4. El MEC deberá corregir (reelaborar) los textos mal elaborados y mal escritos en Guarani. MEC omyatyrô ha ombopyahuva’erâ umi aranduka ojehaivaipáva Guaraníme.
5. El MEC promoverá la formación y capacitación de más docentes de Guarani y castellano. MEC ohekombo’e ha ombokatupyryva’erâ hetave mbo’ehára Guarani ha España ñe’ême.
6. El MEC deberá concienciar a los padres y madres acerca de la importancia del Guarani en la educación; de manera que ellos también puedan ayudar a sus hijos en el aprendizaje del Avañe’ê. MEC ombokatupyryva’erâ túva ha sykuérape ñane Avañe’ême ha upeichahápe toikuaa porâ hikuái mba’érepa tekotevê oñembo’e Guarani, avei ikatuhaĝuáicha ha’ekuéra oipytyvô hekopete iñemoñarépe.
7. Que se independice, se eleve a Dirección General y se fortalezca al Departamento de Educación Bilingüe, en la estructura del MEC. Toñemoha’eño, tojehupive Sâmbyhyhára Guasúrô ha toñemombareteve MEC ryepýpe pe Ñe’êkôi Rekombo’e Renda.

En dicha oportunidad el Ministro de Educación se comprometió a mejorar la situación desigual que afecta al Guarani, y nosotros dimos amplia difusión al compromiso manifestado por el Ministro (ver en: https://groups.google.com/group/guarani-nee/web/el-ministro-de-educacin-resuelto-a-fortalecer-al-guarani-en-la-educacin?hl=es).
Sin embargo y de contramano a lo acordado con el Ministro, quedamos sorprendidos cuando en noviembre pasado, la Directora General de Educación Media envió el Memorando DGEM Nº 1963/2010 “A la Supervisión Administrativa y Pedagógica” con la expresa indicación “de dar amplia difusión y garantizar su cumplimiento”; acompañando la malla curricular donde claramente se observa la flagrante exclusión del Guarani del tercer curso de la Educación Media.
Hasta hoy nos preguntamos si la convocatoria del MEC a las mesas de diálogo y al foro, no pasaron de ser meros distractores. Aún nos resistimos a creer que el Ministros Riart no respete su palabra y demás está decir que nosotros sí cumplimos con la nuestra. En todo momento le expresamos al Ministro que, en particular, el ATENEO DE LENGUA Y CULTURA GUARANI, resolvió participar de las mesas y el foro, por confiar en él y que -en consecuencia- por el tiempo que durasen dichas actividades no haría ningún tipo de manifestación pública en relación al tratamiento del Guarani por parte del MEC, y cumplimos.
Por otra parte, tampoco entendemos la actitud del Ministro Riart, quien declaró el fracaso de la Reforma Educativa pero, sin embargo, mantiene hasta hoy, en la estructura del MEC, a varios (no generalizo) de los responsables del desastre educativo; es más, ellos mismos -los “mariscales de la derrota”- son lo que rápidamente se reciclaron y, a pedido del Ministro, se encargaron de elaborar la mentada “resignificación de la educación”; es decir, la contrarreforma de la reforma; como si no existieran personas más idóneas y dignas, para el efecto. Lo expuesto, aunque parezca insólito, solamente puede ocurrir en el Paraguay.
De cualquier manera, el Ministerio de Educación tendrá que rever su pésima y deplorable actitud hacia la promoción del Guarani. No tiene otro camino. Asimismo, el vano intento del MEC, desde 1999, de aplicar la enseñanza del jehe’a mal llamado jopara (mezcla de Castellano y Guarani) en sustitución del Guarani cayó en saco rotó, resultó ser un lamentable fracaso. Hoy, todos nos quejamos de ese supuesto Guarani que el MEC impuso y que está plagado en todos sus libros. A ellos les recuerdo, y quedó demostrado en las mesas de diálogo y el foro de educación bilingüe, que todos deseamos la correcta enseñanza del Guarani; por consiguiente, debemos volver a enseñar Guarani. Lo que hoy se enseña NO es Guarani. La necedad no conducirá al MEC a ningún puerto seguro. La enseñanza del jopara en sustitución del Guarani se identifica plenamente con la mediocridad. El jopara es el sinónimo de la mediocridad. No es castellano ni es Guarani. Es la resultante de nuestra pereza mental. No existe la mentada “tercera lengua”. Eso es un soberano disparate que tiene por objetivo desprestigiar al Guarani. Lo notable es que los que se “emperran” con esa idea, y que lo hacen con premeditación y alevosía, solamente “ven” el jopara en el Guarani y no lo ven (y no lo quieren ver) en el Castellano. Es más, nadie enseña (ni quiere enseñar) el castellano jopara.
Recorriendo la historia, encontraremos que todos los grandes investigadores del mundo que tuvieron contacto con el Guarani, quedaron maravillados y cayeron rendidos ante la exuberancia y la plenitud del Avañe’ê, no del jopara; entre ellos, el más destacado, respetado y objetivo: Moisés Santiago Bertoni; quien dedicó gran parte de su vida a promocionar, con profunda convicción, la Cultura y la Lengua Guarani por considerarla el reflejo de la milenaria, justa, solidaria, democrática y evolucionante Civilización Guarani.
Por otro lado, conviene poner de resalto otro hecho triste que se dió con la sanción de la Ley de Lenguas por parte de las Cámaras de Senadores y Diputados, luego de 18 larguísimos años; aclarando que su sanción se debió al esfuerzo de numerosas instituciones y militantes de la Lengua Guarani, pertenecientes al sector privado. El Estado hizo poco o nada a favor de la aprobación de la misma,. La dejadez queda patente hasta la fecha ya que el Poder Ejecutivo aún no promulgó la mencionada Ley.
Tampoco las instituciones públicas hicieron nada por bilinguizar sus dependencias. Numerosos extranjeros y paraguayos, por ejemplo, siguen entrando y saliendo a través de nuestro aeropuerto visualizando la señalética expresada en castellano, inglés, portugués pero NO en Guarani. Entonces, ¿de qué celebración del bicentenario me hablan?.

Recorriendo todo el centro de Asunción, en las plazas y esquinas, no existe ningún cartel que, por ejemplo, exponga la vida y obras de los grandes escritores paraguayos, que se expresaron en Guarani y Castellano; héroes civiles que, irónicamente, tampoco aparecen en los libros de la reforma educativa del MEC. No conocemos a nuestros héroes pero si conocemos a cualquier otro guéi cornéta de cualquier lugar del mundo. Fuera de los apasionamientos, pocos saben quienes fueron Fulgencio Yegros, José Gaspar Rodríguez de Francia, los López, Juana María de Lara, Cecilio Báez, Bernardino Caballero, Andrés Barbero, Serafina Dávalos, Celsa y Adela Speratti, Manuel Domínguez, Eligio Ayala, José Félix Estigarribia, Manuel Ortíz Guerrero, Emiliano R. Fernández, Roque Centurión Miranda, Epifanio Méndez Fleitas, Carlos Miguel Jiménez, Waldino Ramón Lovera, Roquito Mereles o Rudi Torga. Ellos deben ser visualizados en todas partes, ellos tienen que existir y deben conmovernos. Agrego entonces que mientras no conozcamos y valoremos a éstos héroes del Paraguay, baluartes de nuestra sobernía; de nada sirve hablar de independencia y de la celebración del bicentenario.
Por último y para no salir del ritual colonial (“ellos” siempre fueron los últimos), tampoco podemos hablar de independencia ni de la celebración del bicentenario sin la atención a las necesidades de los Pueblos Indígenas que viven en el Paraguay, y que a lo largo de la historia fueron despojados de todo. Hoy, en silencio, mendigan (pan, tierra, salud, educación y seguridad). en las grandes ciudades del Paraguay. Mientras ellos apenas sobrevivan en la miseria, discriminados y maltratados, de nada sirve hablar de independencia ni de la celebración del bicentenario.
Seguramente a más de uno molestará lo expresado en este artículo pero aclaro que no existe otro camino que conduzca a la libertad, más que la verdad, y muy a pesar mío, lo expuesto es la verdad tantas veces solapada o disimulada.
Definitivamente, todavía no somos libres. Mientras sigamos negando al Guarani no lograremos nuestra verdadera Independencia; es como intentar borrar de nuestro ser a nuestra madre o a nuestro padre. Nadie puede crecer prescindiendo de sus raíces. Eso es imposible…

No, el Paraguay aún no es ni soberano ni independiente. Aún vivimos sometidos. Con la exclusión del Guarani y sin Ley de Lenguas NO hay nada que celebrar. Este será un Bicentenario de la Independencia de “gua’u”, pura bola.
ooo000ooo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada