miércoles, 5 de junio de 2013

MENSAJE DE LA SEÑORA IRINA BOKOVA, DIRECTORA GENERAL DE LA UNESCO, CON OCASIÓN DEL DÍA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE (5 DE JUNIO) -

MENSAJE DE LA SEÑORA IRINA BOKOVA, DIRECTORA GENERAL DE LA UNESCO, CON OCASIÓN DEL DÍA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE (5 DE JUNIO) - KUÑAKARAI IRINA BOKOVA, UNESCO SÂMBYHYHÁRA GUASU, ÑE’ÊMONDO TEKOHA ÁRAPE (5 JASYPOTEÎ)

“PIENSA.COME.ECONOMIZA” - “EÑEPY’AMONGETA.EKARU.EIPURUKUAA”

5 DE JUNIO DE 2013 – 5 JASYPOTEÎ 2013

Ohai Guaraníme: David Galeano Olivera

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura calcula que cada año se desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos, mientras que 870 millones de personas siguen estando subalimentadas. Ese despilfarro es inaceptable cuando millones de personas pasan hambre. Dados los efectos cada vez mayores que esta situación tiene en nuestro medio ambiente, debemos desarrollar métodos más sostenibles para la producción de alimentos. Hemos de pensar en lo que comemos para salvar nuestro planeta. Tetâita Aty Tembi’u ha Ñemitŷguigua oikuaa ñavô ary oñehundiha 1.300 sua pohyikue tembi’u, ha 870 sua tekove oikoha vare’ápe. Ko mba’e ñehundi ojehu avei hetaitereirasa tapicha ivare’ave jave. Ko mba’e niko oheja avei hapykuere vaiete ñande rekohápe ha upévare tekotevê jaheka tape pyahu ikatútava ohechauka ñandéve mba’éichapa ikatu ñambohetave tembi’ukuéra. Tekotevê ñañepy’amongeta ñane rembi’úre ñambopukuve haĝua avei ñande yvóra rekove.

Irina Bokova
Este es el mensaje Piensa.Come.Economiza en el Día Mundial del Medio Ambiente. Debe empezar por cada uno de nosotros, por la manera en que pensamos y actuamos, y es por ello que la educación es tan importante. Eñepy’amongeta.Ekaru.Eipurukuaa niko pe ñe’êmondo ko Tekoha Árape. Tekotevê peteîteî ñambopyahu ñane rembikuaa ha ñande jepokuaa ha upe mba’épe tuicha ñanepytyvôta tekombo’e.
En su calidad de organismo encargado del Decenio de las Naciones Unidas de la Educación para el Desarrollo Sostenible (2005-2014), la UNESCO trabaja para dotar a los educandos de nuevas actitudes y valores, para modificar su comportamiento y su estilo de vida. La sostenibilidad es una responsabilidad compartida por todos, que incluye comer de manera inteligente y ahorrar comida. Los colegios son la vanguardia de la lucha contra el despilfarro, el hambre y la malnutrición. Con el PNUMA, la iniciativa YouthXchange es un ejemplo concreto de nuestro compromiso de promover la sostenibilidad con los jóvenes. Ha’égui pe aty oguerekóva ipoguýpe Tetâita Aty Pa’ary ogueroguatáva Tenondereka Heko’aréva Rekombo’e (2005-2014), UNESCO omba’apo ogueropojái haĝua temimbo’ekuérape tekopy ha tekojegua pyahu, umíva rupive ombopyahu haĝua hekopy ha ijepokuaa. Teko’are niko opavave rembiaporâ ha ipype jajuhukuaa karu rekokatu ha tembi’u purukuaa. Mbo’ehaokuéra ha’eva’erâ umi tenda oñepyrûva’erâháme ñorairô oñembogue haĝua mba’e ñehundi, vare’a ha karu vai. PNUMA ndive, YouthXchange kerayvoty niko ha’e peteî techapyrâ ohechaukáva UNESCO omyasâiha teko’are reko mitârusukuéra apytépe.
La agricultura guarda una estrecha relación con el medio ambiente local, y es en este terreno donde debemos actuar a fin de desarrollar prácticas sostenibles que sean significativas para las comunidades locales. La UNESCO ha designado reservas de biosfera en todo el mundo como lugares de aprendizaje para el desarrollo sostenible. En muchas de ellas se cultivan alimentos y elaboran tejidos producidos de manera orgánica, contribuyendo así a conservar la diversidad biológica y a promover el empleo en las zonas rurales. Desde la reserva de biosfera Luberon-Lure en Francia y la reserva de biosfera Aya en el Japón hasta la reserva de biosfera Dana en Jordania, las comunidades locales elaboran productos biológicos que satisfacen las necesidades locales y mundiales, de una manera que contribuye a un medio ambiente saludable y permite reducir el despilfarro. Ñemitŷkuaaty niko ojoaju tekoháre ha upépe tekotevê ñañemomýi ikatuhaĝuáicha ñamoheñói tembipuru pyahu teko’are rehegua ikatútava ojehecharamo ha ojepuru opaite tekove atýpe. UNESCO ohechaukáma máva mávapa umi tekoverenda oîva ko yvórape ikatútava ojepuru oñehekombo’e haĝua tenondereka heko’arevaguiguápe. Umi rupi oñeñemitŷma tembi’urâ ha ojejapóma ao hekoresâiva, ha upeichahápe oñepytyvô tekove’eta jeikove arépe ha avei oñeme’ê tembiapo tapicha okarayguápe. Tapicha omba’apóva Luberon-Lure tekoverenda, Francia-pe, Aya tekoverenda, Japón-me ha Dana tekoverenda, Jordania-pe, omoheñói opa mba’e hekoresâiva ha ombohováiva hekohapegua remikotevê ha upekuévo omomichî mba’e ñehundi.
No hay nada más cultural ni social que la comida. Mediante su labor destinada a salvaguardar el patrimonio cultural inmaterial, la UNESCO promueve prácticas alimentarias que mejoran la calidad de la nutrición y se basan en las tradiciones locales. Desde la dieta mediterránea hasta la cocina tradicional mexicana, comer productos locales equivale a una mayor calidad, un menor despilfarro y una “huella alimentaria” más reducida. Supone formar parte de prácticas culturales tradicionales y dinámicas. Tembi’u niko pe mba’e ohechaukaporâvéva ñande reko ha ñande rekoha. Hembiapo rupive -oñeha’âva oñangareko ava rembiapoitáre- UNESCO ohekombo’e karu kuaápe ikatuhaguáicha maymáva okaru tekotevêháicha ha hekopete. Mediterráneo rembi’u guive México-ygua rembi’u peve, karu hekoresâiva’erâ, noñehundiriva’erâ ha hapykueresa’iveva’erâ. Ko’â mba’e ojaitypombareteva’erâ ñande jepokuaa ha ñande rekovépe.


Por eso es tan importante compartir los sistemas de conocimiento locales y tradicionales y aprender la sostenibilidad a partir de técnicas agrícolas, de caza y de pesca tradicionales. Upévare tekotevê jahecharamo ha ñamomba’eguasu opaite tetâ reko tee ha rembikuaa ha avei tekotevê jaikuaajey umi aporeko ñemitŷ, mba’ejuka ha pirakutuguigua hekoresâiva ha mayma tetâ oipurùva ymaite guive.
Desde la producción, el transporte y el almacenamiento hasta las ventas y el consumo, debemos dejar de despilfarrar alimentos en cada momento. Cada uno de nosotros debe replantearse sus hábitos alimentarios para influir en toda la cadena alimentaria. Esta es la forma de sentar las bases de una mayor sostenibilidad y este es el mensaje de la UNESCO en este Día Mundial del Medio Ambiente. Mba’e’apo, jegueraha ha ñongatu guive jehepyme’ê ha jepuru peve, tekotevê -ko’ê ko’êre- ñambogue jahávo tembi’u ñehundi. Peteîteîva tekotevê ñambopyahu ñande jepokuaa jakarukuaave haĝua ha upeichahápe ñamboheko’areve ñane rembi’u, ñanderupytypahaĝuáicha. Ko’â mba’e rupive ikatu jaike teko’are rekópe ha’éva UNESCO rembipota ko Tekoha Árape.
IRINA BOKOVA

31-05-2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada