lunes, 19 de julio de 2010

OPERA “EL GUARANI”, MAÑANA 20 DE JULIO, EN RESISTENCIA

Publicado por ABC Color

Leer original (hacer clic) en: http://www.abc.com.py/abc/nota/153854-Una-opera-en-Resistencia/

La Orquesta Sinfónica del Paraguay y la Orquesta Sinfónica de la ciudad argentina de Resistencia presentan mañana, a las 20:00, en la capital del Chaco argentino, la célebre ópera “Il Guaraní”, del compositor brasileño Antonio Carlos Gomes, en un espectáculo de gran despliegue artístico que conjuga la música, el canto y la danza.

La puesta en escena se inscribe en el convenio de cooperación propiciado por la Secretaría Nacional de Cultura de nuestro país y su par de la provincia del Chaco. Estas instituciones se hallan abocadas a lograr que la región construya de forma activa un proceso de integración por medio de las diversas expresiones artísticas.

Con “Il Guaraní” será inaugurado el Teatro del Domo del Centenario, coliseo construido en 1988, con motivo de celebrarse los primeros cien años de la ciudad de Resistencia. En la ocasión, estarán presentes el ministro de Cultura de Paraguay, Ticio Escobar; el director de la Sinfónica paraguaya, maestro Juan Carlos Dos Santos; el director de la orquesta anfitriona, maestro Víctor Falkenmeyer; junto a autoridades locales, provinciales y nacionales.

La sinfónica paraguaya proveyó a su par de Resistencia las partituras, la utilería y el vestuario de la anterior puesta realizada en Asunción, en setiembre de 2009. También están en Resistencia técnicos en montaje escénico y un numeroso grupo de músicos de la Orquesta Sinfónica Nacional del Paraguay, encabezado por la soprano paraguaya Cristina Vera Díaz.

“Il Guaraní” es una ópera en cuatro actos, que relata el amor prohibido entre el jefe de los guaraníes y la hija de un noble hidalgo, en el Brasil del siglo XIX, y ubica a los personajes centrales en la corte del emperador portugués Pedro II.

ANTONIO CARLOS GÓMEZ

Publicado por Radio Beethoven

Leer original (hacer clic) en: http://www.beethovenfm.cl/index.php?option=com_content&task=view&id=120&Itemid=45

Gomes, el más grande compositor brasileño junto a Villa-Lobos, nació en Campinas en 1836 y falleció en Belem en 1896. Se formó básicamente en Brasil, con prontos éxitos que lo convirtieron en un favorito del Emperador Pedro I, quien no vaciló en enviarlo a Italia a perfeccionarse en el campo de la composición operística, actividad en la cual el joven artista ya comenzaba a dar algunos promisorios frutos.

Con su largo asentamiento de más de una década en la ciudad de Milán, ciertos ideales nacionalistas que Gomes cultivó en sus comienzos, con obras de raigambre folclórica brasilera, fueron poco a poco perdiéndose para dar paso a una fuerte italianización de su producción, que marcada básicamente por la composición de óperas, devino en un estilo que siguió muy de cerca la corriente dominada por Verdi y Donizetti.

Así, después de cuatro incursiones en la lírica, Gomes conoció por primera vez el verdadero éxito con la ópera "El guaraní", estrenada en La Scala de Milán el 19 marzo de 1870. A ella seguirían otros cinco títulos, todos presentados en Milán, pero ninguno con los mismos triunfos de "El guaraní", ante los cuales Giuseppe Verdi se refirió a Gomes como “un verdadero genio”.

A Brasil "El guaraní" llegó en diciembre de 1870, como parte de los festejos para la celebración del cumpleaños del Emperador Pedro I, a quien por lo demás fue dedicada la ópera. Esta vez la obra se conoció ya no en su italiano original, sino en portugués.

El libreto de la opera es de Antonio Enrico Scalvini y Carlo D’Omerville y está inspirado en la novela de igual nombre de José Martiniano de Almensár, alusiva a las luchas que en las décadas posteriores a la llegada de Colón a las tierras de América se libraron entre los conquistadores y los habitantes nativos.

Este libreto sigue la corriente del “exotismo” muy en boga en la segunda mitad del siglo 19 en Europa, con ambientaciones en lugares justamente exóticos y desconocidos, combinando amor, intrigas, guerra y muertes heroicas.

Contrariamente a lo que sucede en casos extremos de exotismo, como “Madama Butterfly”, “Turandot” de Puccini o “Lakmé” de Delibes, donde la música utiliza modos o sonoridades orientales, en “El guaraní” toda la partitura se desarrolla bajo patrones convencionales.

ARGUMENTO DE LA OPERA “EL GUARANI”

En cuatro actos, "El guaraní" de Antonio Carlos Gomes transcurre en el año 1560 y su acción se desarrolla en Brasil, cerca de Rio de Janeiro.

Acto Primero

Frente al castillo de don Antonio de Mariz, viejo hidalgo portugués, un grupo de aventureros de España y Portugal – González, Ruy Bento y Alonso -se congrega en el regreso de una jornada de cacería.

En su conversación bromean acerca del sentimiento amoroso de don Alvaro, portugués enamorado de Cecilia, la hija de don Antonio. Pero éste se les acerca con la mala noticia de que en la reciente cacería ha muerto accidentalmente una india de la tribu de los aimoré, ante lo cual se espera como reacción un fiero ataque de estos temibles indios.

Don Antonio cuenta que hace poco un indio de la tribu de los guaraní salvó a su hija Cecilia.

En ese mismo momento se hace presente este personaje. Es Pery, ya fiel amigo de don Antonio, quien promete ayudarlo ante un embate de los aimorés. Pery está enamorado secretamente de Cecilia y ella de él, pero don Antonio quiere que su hija se case con don Alvaro, por ser de su misma condición. Cuando todos se retiran, después de rezar el Ave María, Pery y Cecilia se declaran su amor.

Acto Segundo

Cuadro primero

En un bosque, Pery espía a los conjurados españoles. Éstos pretenden apoderarse de una mina de plata secreta y también raptar a Cecilia, pues González la desea. Pery oye la conversación, sale de su escondite y enfrenta al grupo, tomando cautivo a González. Luego el indio lo deja en libertad, no antes de obligar a González a jurar que se irá del Brasil. Obviamente el juramento de González es fingido.

Cuadro segundo.

González sigue maquinando sus planes. Entona un fogoso brindis por la vida aventurera, excitando a sus camaradas, con quienes continúa ultimando los detalles de su plan. Un disparo que hará González será la señal para iniciar el rapto de Cecilia.

Cuadro tercero.

En su habitación, Cecilia piensa en Pery. De pronto González entra por la ventana con el propósito de llevarse consigo a Cecilia, pero una flecha que da en su brazo lo detiene. Pery ha lanzado la flecha desde fuera y de inmediato llega hasta donde Cecilia seguido por gente del castillo. Don Antonio se entera así de los siniestros planes de González. Cuando ambos hombres están a punto de enfrentarse se oyen los tambores de los aimorés que viene a atacar.

Acto Tercero

Dominios de los aimorés, temibles indios caníbales. En el reciente asalto al castillo de don Antonio, Cecilia fue tomada prisionera por los aimorés, cuyo cacique está cautivado por su belleza y piensa hacerla reina de la tribu .

Pery, en cambio, ha sido destinado al sacrificio: será muerto y devorado por los otros jefes de la tribu. Las ceremonias ya comienzan. Cecilia queda a solas con Pery. Entonan un dúo de amor y la muchacha implora al guaraní que huya y salve su vida. Pero don Antonio y sus hombres han logrado recuperarse, atacan el campamento y consiguen liberar a Cecilia y a Pery. Don Alvaro muere en la lucha.

Acto Cuarto

Subterráneo del castillo de don Antonio de Mariz. González y sus amigos aventureros buscan alianza con los aimorés para derrotar a don Antonio y raptar definitivamente a Cecilia. Todos creen muerto a Pery, pero éste se ha salvado y viene a auxiliar a su viejo amigo don Antonio, quien ya se ha enterado de la conspiración e insta a Cecilia y Pery para que huyan por un estrecho pasaje secreto del castillo que sólo permite el paso de dos personas. Antes de que partan el guaraní recibe el bautismo y la bendición.

Cuando ya se han ido, don Antonio prende fuego a los barriles con pólvora. Se produce una enorme explosión y el castillo se desploma. A lo lejos, Cecilia y Pery, el guaraní, ya están a salvo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada